domingo, 20 de marzo de 2011

INTIMIDAD

Cuando sabes cómo relaciornate -incluso cómo relacionarte con las cosas-, toda tu vida cambia.



Cuando te pones los zapatos, puedes relacionarte con ellos de una forma muy amistosa, o puedes mostrar indiferencia, e incluso hostilidad. Nada será diferente para el zapato, pero mucho lo será para ti. No pierdas ninguna oportunidad de estar llenos de amor. Hasta al ponerte los zapatos se cariñoso.

Esos momentos de plenitud de amor te serán de utilidad. Relacionate con las cosas como si fueran personas. La gente hace exactamente lo opuesto: se relaciona con las personas como si fueran cosas. Un marido se convierte en una cosa, una esposa se convierte en una cosa, una madre se convierte en una cosa.

Las personas olvidan completamente que se trata de seres vivos. De modo que habitualmente se relacionan con otras personas como si fueran cosas, utilizan y manipulan. Pero puedes relacionarte con las cosas como si fueran personas, incluso con la silla puedes mantener una relación cariñosa, y también con los árboles, con los pájaros, con los animales y con la gente.

Cuando la cualidad en tu forma de relacionarte cambia, toda la existencia adquiere una personalidad. Entonces deja de ser impersonal, indiferente... surge una intimidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...